17.6.08

Endless Europe. Bruselas



El urbanita urbanista me cuenta que el parque del Cincuentenario de Bruselas nació con voluntad y ambición de presencia y memoria y que justo es reconocer su majestuosidad. La munificiencia de su promotor, el rey Leopoldo, tiene en su origen las hipérboles de hace dos siglos. Antes de llegar paso delante del edificio de la Comisión Europea a través de la plaza que lleva el nombre de su promotor, Robert Schuman y recorro el camino de la paradoja, de la ironía o del escarmiento histórico entre unas visiones y otras.

Noto que la comparación huele a periodismo de salón o a relato de revista de las compañías aéreas.

El del Cincuentenario es más largo y más ancho que mi habitual y masónico Parc de Bruxelles. Hay más variedad, sí, pero prefiero pensar que estoy encima de una construcción esotérica o secreta que sobre la consecuencia del estrago. Mi voluntad matinal es proporcional al rendimiento que ya no obtengo. Con paso tranquilo, disfruto del junio lluvioso y del flujo mental barato y me digo que podría documentar un poco más los parques en los que andamos.

Escribo en papel, bajo los efectos de un momento único, en el avión que va de Barcelona a Lisboa y mientras tecleo y corrijo en el que me lleva a Río de Janeiro, lo que leo me suena pretencioso y exhibicionista pero me digo que qué habrá de malo en tener la voluntad y la ambición de sostener una mínima memoria y en hacer recomendaciones como las que niegan los filósofos malditos:

¡Expresaos, oh masas alienadas!

3 comentarios:

Rosa dijo...

A pesar del cansancio que seguro te acompañaba en ese viaje veo que tu voluntad, no solo en el hecho de correr, no decae. Eres grande tio !!!

Anónimo dijo...

Nunca he visto a Shuman tan bonito que en aquel día que casi no se veía por la niebla, ahora cuando paso lamento la nitidez de visión que suele haber

hoy he comprado bici de 50€ y intentaré seguir en algo tu ejemplo, sobre ruedas en BXL
Ian

Juan PEDREGOSA dijo...

cansancio, bicis de 50 pavos y seguir dándole que te pego, que de eso va